Silogismo

          Cuando se me ocurre pensar que los indivíduos no son más que gotas de saliva que escupe la vida, y que la vida no vale mucho más frente a la materia, me dirijo hacia el primer bar que encuentro con la intención de no salir nunca más de él. Y sin embargo, ni siquiera mil botellas me darían el gusto de la Utopía, de esa creencia en que algo es aún posible.

Silogismos de la amargura, E.M.Cioran