El gato de Thomas Gray

Ode on the Death of a Favourite Cat Drowned in a Tub of Goldfishes,1747.

‘Twas on a lofty vase’s side,

Where China’s gayest art had dyed

  The azure flowers that blow;

Demurest of the tabby kind,

The pensive Selima reclined,

  Gazed on the lake below.                                 cats_goldfish.jpg                                

                    .

Her conscious tail her joy declared;

The fair round face, the snowy beard,

  The velvet of her paws,

Her coat, that with the tortoise vies,

Her ears of jet, and emerald eyes,

  She saw; and purred applause.

                    .

Still had she gazed; but ‘midst the tide

Two angel forms were seen to glide,

  The genii of the stream:

Their scaly armor’s Tyrian hue

Through richest purple to the view

  Betrayed a golden gleam.

                    .

The hapless nymph with wonder saw:

A whisker first and then a claw,

  With many an ardent wish,

She stretched in vain to reach the prize.

What female heart can gold despise?

  What cat’s averse to fish?

                    .

Presumptuous maid! with looks intent

Again she stretched, again she bent,

  Nor knew the gulf between.

(Malignant Fate sat by and smiled)

The slippery verge her feet beguiled,

  She tumbled headlong in.

                    .

Eight times emerging from the flood

She mewed to every watery god,

  Some speedy aid to send.

No dolphin came, no nereid stirred:

Nor cruel Tom, nor Susan heard.

  A favourite has no friend!

                    .

From hence, ye beauties, undeceived,

Know, one false step is ne’er retrieved,

  And be with caution bold.

Not all that tempts your wandering eyes

And heedless hearts is lawful prize;

  Nor all that glisters gold.

Anuncios

Poemas de gatos: El gato de Thomas Hardy

Last Words to a Dumb Friend.

Pet was never mourned as you,

Purrer of the spotless hue,

Plumy tail and wistful gaze

While you humoured our queer ways,

Or outshrilled your morning call

Up the stairs and through the hall –

Foot suspended in its fall-

While, expectant, you would stand

Arched, to meet the stroking hand;

Till your way you chose to wend

Yonder, to your tragic end.

               .

Never another pet for me!

Let your place all vacant be;

Better blackness day by day

Than companion torn away.

Better bid his memory fade,

Better blot each mark he made,

Selfishly escape distress

By contrived forgetfulness,

Than preserve his prints to make

Each morn and eve an ache.

               .

From the chair whereon he sat

Sweep his fur, nor wince thereat;

Rake his little pathways out

Mid the bushes roundabout;

Smooth away his talons’ mark

From the claw-worn pine-tree bark,

Where he climbed as dusk embrowned,

Wainting us who loitered round.

               .

Strange it is this speechless thing,

Subject to our mastering,

Subject for his life and food

To our gift, and time, and mood;

Timid pensioner of us Powers,

His existence ruled by ours,

Should -by crossing at a breath

Into safe and shielded death,

By the merely taking hence

Of his insignificance-

Loom as largened to the sense,

Shape as part, above man’s will,

Of the Imperturbable.

               .

As a prisoner, flight debarred,

Exercising in a yard,

Still retain I, troubled, shaken,

Mean estate, by him forsaken;

And this home, which scarcely took

By his faring to the Dim

Grows all eloquent of him.

               .

Housemate, I can think you still

Bounding to the window-sill,

Over which I vaguely see

Your small mound beneath the tree,

Showing in the autumn shade

That you moulder where you played.

                                                    October 2, 1904.

Poemas de gatos: El gato de Paul Gallico

The Honourable Cat

I am Cat,

I have pride,

I have dignity,

And I have memory,

For I am older than you.

I am older than your gods; the tree gods, the stone gods,

The thunder and lightning and the sun gods,

And your god of love.

I too can love,

But with only half a heart,

And that I offer you,

Accept what I am able to give,

For were I to give you all,

I could not bear your inevitable treachery.

Let us remain Honourable friends.

black-cat.gif

Poemas de gatos: W.B.Yeats’ Cat

The Cat went here and there,

And the moon spun round like a top,

And the nearest kin of the moon,

The creeping Cat, looked up.

Black Minnaloushe stared at the moon,

For, wander and wail as he would,

The pure cold light in the sky,

Troubled his animal blood.

Minnaloushe runs in the grass,

Lifting his delicate feet.

Do you dance Minnaloushe,

Do you dance?

Poemas de gatos: Christopher Smart : “Porque he de reparar en Jeoffrey, mi Gato” de Jubilate Agno, 1762

          Smart acabó en un manicomio a causa de su obsesión por rezar en todas partes. Pero era un hombre que se hacía preguntas inquietantes, como qué es lo racional y qué lo irracional. Logró liberar su imaginación, algo peligroso en la época de la Ilustración. Y realizó una personal y profética interpretación del universo basada en su agudísima sensibilidad al mundo físico más cercano. Aquí, su gato. Ese era su particular viaje espiritual.

Porque he de reparar en Jeoffrey, mi Gato.
Porque es siervo del Dios vivo, y como es debido cada día lo sirve.
Porque a la primera vislumbre de la gloria de Dios en el Este, a su manera lo adora.
Porque lo hace enroscándose siete veces seguidas con elegante agilidad.
Porque salta entonces al alcance del almizcle con que bendice Dios su plegaria.
Porque se revuelca, tras su cabriola, para impregnarse de ese perfume.
Porque cumplido su deber y la bendición recibida, en sí mismo repara.
Porque lo hace en diez movimientos.

Sigue leyendo

Poemas de gatos de Eliseo Diego

          Existen grandes obras dedicadas a los gatos o donde éstos tienen algún pasaje en que brillan especialmente.
          Hay muchas y buenas recopilaciones de estos textos y fragmentos navegando por la red, como “El gato en la literatura”, listado en mi Blogroll, y estupendos libros dedicados al mismo tema como “Las mejores historias sobre gatos”, editado por Siruela, que contiene obras de: Offenbach, Émile Zola, Colette, Patricia Highsmith, Mark Twain, Saki, Wodehouse, Doris Lessing y otros. Y aún hay otras historias  sobre gatos que figuran con honor en la historia de la literatura universal, como:

* Gato en la lluvia – Ernest Hemingway
* El gato negro – E.A.Poe
* El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum – T.S.Eliot
* Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar – Luis Sepúlveda

          
          Finalmente, hay piezas menos conocidas, de existencia discreta como discretos son también algunos gatos, pero plenas de espíritu gatuno, que son las que yo quisiera reunir aquí.

          Si conoceis otros poemas, fragmentos o cuentos poco conocidos sobre gatos o donde estos salgan con un papel relevante, podeis publicarlos en la sección de comentarios de este blog.

 

A un gato que no volvió 

Ya no te veré más                                       Llegó hasta el universo,
durmiendo a gracia suelta:                          ira y amor a una,
no volviste jamás                                         el eco en el reverso
de tu amorosa vuelta.                                  siniestro de la luna.

Con una gata blanca,                                   Y un encolerizado
mira qué mala suerte:                                  te enmudeció en el frío:
la gata era la blanca                                   no más a nuestro lado
de la Señora Muerte.                                  duermes, amigo mío.

La leche está servida,                                 Tu cuerpo es hoy la sombra,
estálisto el pescado;                                   las nubes son tus manchas,
tu silla preferida                                        y sólo ahora te nombra
en vano te ha esperado.                               el silencio a sus anchas.

Tu paso era ligero,                                      La leche está servida,
tus modales corteses,                                  está listo el pescado;
y fuiste tan sincero                                     tu silla preferida
que me ignoraste a veces.                             ya se ha desesperado.

Me hablabas tú muy suave,
yo nunca te entendía;
mas fue una falta grave
tu enorme melodía.

A un gato mientras se baña

Lámete bien la garra oculta en seda
y oreja tras oreja limpia y pule;
tu vanidad con el orgullo emule
por ver qué flanco más lustroso queda.

Verdadgrande será que nunca pueda
llamarte amigo; no hay quien disimule
mejor que tú su ser, ni ser simule
tan familiar que todo asombro ceda.

Mas no es tan natural ue seas tú mismo
ni que pueda yo verte y conocerte
perfecto ahí como si en un segundo.

Por más que disimules, un abismo
serás como también el yo saberte
conmigo aquí en lo que llamamos mundo.

Vida de gatogatos.gif

Desde la seda negra
de la mancha,
hasta la punta negra
de sus ansias,

la vida se le ajusta
como un guante
-como le ocurre al nombre
con la imagen.

(No se equivoca nunca,
siempre vuelve
a ser lo que es ya sueño)
– ¡de tan leve!

El gato de mi casa

Bendito el gato de mi casa
porque no hay otro Paraíso para él
ni más Eternidad
que el sitio al sol donde ahora duerme.

De modo que mi casa a salvo está
mientras él sueñe.

cat-animated.gif

(Este es Coto y todos nuestros queridos gatos, corriendo por un seguro Paraíso…)

Prosas de gatos: Negev

Negev     El Negev es un desierto terrible donde, sin embargo, algunos creen que puede salir adelante la vida si uno se esfuerza y sacrifica. Y se empeña, por supuesto. Hay que tener, además, talento y fondos que te cubran las espaldas, o mejor dicho, la cabeza, del inclemente sol. Finalmente, tiene que sobrarte el amor y, de ser posible, también la fe.

     Negev es el nombre, también, de un gato. No es un gato mío. Es un gato de nadie. Cuando le vi por primera vez iba a morir en breve. El nombre me llegó como inspirado y tuve que dárselo, aunque no me gusta dar nombres a aquellos que no voy a poner bajo mi protección. Negev es negro, absolutamente, y dulce como la más dulce caricia recibida en la oscuridad. Negev es viejo ya y ha tenido mala suerte. Necesitaba esfuerzo, sacrificio, empeño, talento, fondos, amor y fe.

     Yo he hecho lo que he podido por Negev pero al final he optado por preservarme a mí misma antes que a él. A mí misma y a mis tres gatos, que no merecen contagiarse de la mortal enfermedad que él esconde en el secreto de su interior. Esta enfermedad, una especie de SIDA felino, no era del todo evidente, pero unos análisis previos -ya pensaba quedármelo- revelaron su presencia, y le tuve que negar la oportunidad de vivir feliz el último tramo de su vida. Durante un tiempo le cuidé, le di antibióticos, curé sus heridas, eché gotas a sus ojos, le alimenté y di caricias -acaso lo más importante-, y me tomé cañas en el bar del camping donde se cobija, por miedo a que le echaran. Cuando se ha puesto bien -ya se sabe, es relativo, temporal, engañoso-, he ido espaciando mis visitas hasta interrumpirlas definitivamente.

     Hace ya algún tiempo que no le veo. No me atrevo. Hay gente que me dice que está bien, que ha logrado postergar el momento inevitable. Bien mirado, para todos es inevitable; sin embargo, la inminencia de la muerte es algo en lo que pocos creen. Comparados con un gato nuestra vida es de dioses. Quién se atreve a compararse con la tierra… Y cuando se conoce de cerca una grave enfermedad uno se vuelve tan vulnerable…

     Negev sigue ahí por ahora, aunque yo no le vea. Ahora ya no le doy nada, sólo deposito en él mi fe. Seguramente no le bastará, y es injusto tan escaso pago por lo mucho que yo he recibido de él, pero no puedo remediarme. Negev ronda -insistente- por mi pensamiento, eso sí, al igual que la idea de que nadie merecería el Paraíso si existiera.

     Mis propios gatos, ajenos a toda esta historia, dormitan confiados al sol.