Unas palabras sobre las palabras

          “En aquellos primeros años me di cuenta de que la vida consistía en dos elementos contradictorios: uno eran las palabras, capaces de transformar el mundo; el otro era el propio mundo, que no tiene nada que ver con las palabras. Para cualquier persona normal el cuerpo se manifiesta antes que las palabras; en mi caso, las palabras fueron lo primero.”

Mishima

Words are sweet

          “La experiencia y la práctica de la comunicación, a lo largo de las edades, ha venido a demostrar que la síntesis no pasa de ser una ilusión, es así, y perdónese la comparanza, como una invalidez del lenguaje, no es querer decir amor y no bastar la lengua, es tener lengua y no decir amor.”

El evangelio según Jesucristo, José Saramago

                              …..

          “Esto es lo malo de escribir historias fingidas. Las palabras se alejan de uno y se vuelven mentirosas.”

          “No escribo para la posteridad. La posteridad no es rentable. Nadie busca en la inmensidad del mar, entre tanto desperdicio, la botella que se supone lleva en su interior un mensaje destinado a sobrevivir a la nada.”

Contravida, Arturo Roa Bastos

                              …..

Cyrano – ¡Venirme a insultar

                porque guantes no tenía…!

                Uno quedábame un día,

                recuerdo, de un viejo par.

                Bien pronto de él me libré;

                menguada molestia diome;

                vino un necio, inportunome,

                y en su rostro lo dejé.

Valvert – ¡Badulaque, fanfarrón,

                ganapán…!

Cyrano – (Quitándose el sombrero y saludando como si el vizconde acabara de presentarse)

                                ¡Ah, y yo, Cyrano

                Hércules y Saviniano

                de Bergerac.

Cyrano de Bergerac, Edmond Rostand

                              …..

          “El arte es la apoteosis de la soledad. No hay comunicación porque no hay medios para comunicarse.”

El teatro del absurdo, Martin Esslin 

                              …..

          “Bien se ha dicho de cierto libro alemán que ‘er lässt sich nicht lesen’ -no se deja leer-. Hay ciertos secretos que no se dejan expresar. Hay hombres que mueren de noche en sus lechos, estrechando convulsivamente las manos de espectrales confesores, mirándolos lastimosamente a los ojos; mueren con el corazón desesperado y apretada la garganta a causa de esos misterios que no permiten que se los revele. Una y otra vez, ¡ay!, la conciencia del hombre soporta una carga tan pesada de horror que sólo puede arrojarla a la tumba. Y así la esencia de todo crimen queda inexpresada.”

El hombre de la multitud, E.A.Poe

                              …..

          “Razón tenía aquel frances que dijo que la palabra le fue dada al hombre para disfrazar el pensamiento, en fin, tenía razón, son cuestiones sobre las que no debemos hacer juicios perentorios, lo más seguro es que la palabra es lo mejor que se puede encontrar, la tentativa siempre frustrada para expresar eso a lo que, por medio de palabra, llamamos pensamiento.”

El año de la muerte de Ricardo Reis, Jose Saramago

                              …..

          “Yo, sin embargo, creo en la escritura. No creo en nada más, sólo en la escritura. El hombre vive como un gusano pero escribe como los dioses. En algún momento se conocía ese secreto que ahora, sin embargo, se ha olvidado: el mundo está compuesto por fragmentos que se desintegran, es un caos oscuro e inconexo sólo sostenido por la escritura. El hecho de poseer una idea del mundo, de no haber olvidado todo cuanto ha ocurrido, de no haber olvidado que, en general, se tiene un mundo, se debe a la escritura. Esta, el invisible hilo de araña, el logo que sujeta a nuestras vidas, lo ha creado y no cesa de crearlo.”

Liquidación, Imre Kértész

                              …..

            “…escribir se me había hecho tan difícil, que a menudo necesitaba un día entero para una sola frase, y apenas había escrito una frase así, pensada con el mayor esfuerzo, se me mostraba la penosa falsedad de mi construcción y lo inadecuado de todas las palabras por mi utilizadas. Cuando, sin embargo, conseguía a veces considerar que había hecho mi trabajo diario, a la mañana siguiente me miraban siempre, en cuanto echaba la primera ojeada al papel, los peores errores, inconsecuencias y deslices. Hubiera escrito poco o mucho, me parecía siempre al leerlo tan fundamentalmente equivocado, que, al punto, tenía que destruirlo y comenzar de nuevo. Pronto me resultó imposible aventurar el primer paso.”

Austerlitz, W.G.Sebald

                              …..

          “Lo que acabo de escribir es falso. Verdadero. Ni verdadero no falso, como todo lo que se escribe sobre los locos, sobre los hombres.”

Las palabras, Sartre

                              …..

          “Él estará desnudo, tan desnudo como tú. A ti te ocurrirá por primera vez algo. Verás otro momento en que ambos estarán cubiertos pero ahora no, ahora los identificará la desnudez y él será color de arena, todo, su piel, su vello, su cabeza, un hombre pálido te gritará, detente, peligro, pero tú entenderás los sonidos e-dé, e-mé, ayudar, querer, rápidamente transformándose en tu mirada y tu gesto y tu voz en algo que sólo en ese momento, al gritarle al hombre de la otra orilla, reconocerás en ti misma: él me mira, yo le miro, yo le grito, él me grita y si no hubiese nadie allí donde él está, no habría gritado así, habría gritado para ahuyentar a una parvada de pájaros negros o por miedo a una bestia acechante, pero ahora gritará por primera vez pidiéndole o agradeciéndole algo a otro ser como yo pero distinto de mí, ya no gritará por necesidad, gritará por deseo, e-dé, e-mé, ayúdame, quiéreme…”

Instinto de Inez, Carlos Fuentes

                              …..

” – Respóndeme, si sabes responder -dice elevando la voz, casi exigiendo.

– ¿Por qué me lo preguntas? -dice el otro con calma-. Sabes que es así.

     Se miran de hito en hito.

     El general respira con dificultad. Abre la puerta. Las luces y las sombras bailan por la escalera. Bajan sin decir palabra, los criados salen a su encuentro, con velas, con el abrigo y el sombrero del invitado. Delante de la puerta de doble hoja se oye el ruído de las ruedas del coche sobre la gravilla blanca. Se despiden sin decirse nada, con un apretón de manos y haciéndose una profunda reverencia.”

El último encuentro, Sándor Márai

6 pensamientos en “Unas palabras sobre las palabras

  1. Buena recopilación de citas. Te regalo alguna más de Elias Canetti:

    Hay cierta tristeza en las palabras desnudas, pero yo no soy sastre, y antes que probarles un traje prefiero seguir triste.

    Algunas palabras tienen tantos sentidos que vale la pena haber vivido sólo para conocerlas

  2. Me encanta la cita de Márai. Has escogido el que yo creo es el momento clave. El resumen del libro. Ahora no tengo aquí el libro… pero justo antes de lo que pone dice algo así como …

    ¿Crees tu también que el sentido de la vida no es otro que la pasión? ¿que si hemos vivido esta pasión quizás no hayamos vivido en vano?

    Es maravilloso!

  3. Dice:
    “Pero en el fondo, quizás el último significado de nuestra vida haya sido esto: el lazo que nos mantuvo unidos a alguien, el lazo o la pasión, llámalo como quieras. ¿Es ésta la pregunta? Sí, ésta es. Quisiera que me dijeras -continúa, tan bajo como si temiera que alguien estuviera a sus espaldas, escuchando sus palabras- qué piensas de esto. ¿Crees tú también que el sentido de la vida no es otro que la pasión, que un día colma nuestro corazón, nuestra alma y nuestro cuerpo, y que después arde para siempre, hasta la muerte, pase lo que pase? ¿Y que si hemos vivido esa pasión, quizás no hayamos vivido en vano? ¿Que así de profunda, así de malvada, así de grandiosa, así de inhumana es una pasión?…”
    También a mí me encanta esta obra. Pero más allá de las verdades que dice el general, lo que me fascina es cómo ha sido planteada la novela, el diálogo entre los dos viejos amantes rivales. Diálogo que no es tal en realidad, pues mientras el uno habla sin cesar y pregunta sin cesar, el otro sólo calla, asiste, escucha y confirma con su mera presencia. El último encuentra consiste en ese supremo gesto de amistad.

  4. Estoy de acuerdo.

    Me fascina cómo Márai construye la excusa que es el libro para hablar de la vida. Y lo hace tan verdaderamente! Es decir, al leerlo, sientes que no puede ser de otro modo.

    Tanto el general como Kónrad en el último encuentro se están redimiendo. Uno simplemente asistiendo impasible a la verdad. Como bien dices… “confirma con su mera presencia”. Kónrad está allí sólo para oir, para asumir su “culpa”. Se lo debe a su amigo.

    El general, tb se redime explicándole, hablando lo que tanto le cuesta hablar: la vida, los sentimientos. Los dos hallan la paz interna en el momento final. El general cuando le dice a Nini… ahora sí puedes colgarlo (x el cuadro de kristina). Necesitaba hacerle saber a los otros. Su orgullo se lo pedía.

    Por cierto… hace tiempo que quiero leer a Mishima, pero no sé por donde empezar.. me recomiendas algún libro en especial? Cuál es “El último encuentro” de Mishima, donde resume toda su visión, el imprescindible?

  5. De Mishima sólo he leído un par de novelas, “Caballos Desbocados” hace bastantes años y “El Rumor del Oleaje” así que no puedo juzgar, pues no creo que ninguna de ellas sea emblemática, pero la segunda me gusto bastante. La verdad, no estoy muy familiarizada con la literatura japonesa o siquiera oriental en general, apenas he leido a algunos autores sueltos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s