La vergüenza…

La vergüenza (…) que siente el justo ante la culpa cometida por otro, que le pesa por su misma existencia, porque ha sido introducida irrevocablemente en el mundo de las cosas que existen, y porque su buena voluntad ha sido nula o insuficiente, y no ha sido capaz de contrarrestarla. (…) Nadie ha podido comprender mejor la naturaleza incurable de la ofensa, que se extiende como una epidemia. Es una necedad pensar que la justicia humana pueda borrarla. Es una fuente de mal inagotable: destroza el alma y el cuerpo de los afectados, los apaga y los hace abjectos; reverdece en infamia sobre los opresores, se perpetúa en odio en los supervivientes, y pulula de mil maneras contra la voluntad misma de todos, como sed de venganza, como quebrantamiento de la moral, como negación, como cansancio, como renuncia.

“La tregua”, 1996

Primo Levi

cul_primo06.jpglevi.jpg

Sabía bien de lo que hablaba. Cuando murió en 1987, no se tiene certeza absoluta de si por suicidio pero esa es la teoría más extendida, Elie Wiesel dijo que había muerto en Auschwitz cuarenta años más tarde.

A pequeña escala -siempre a pequeña escala-, creo que la mayoría de la gente conoce el peso del oprobio. Imaginémoslo elevado al infinito…, ¿podríamos volver a sonreir alguna vez? 

2 pensamientos en “La vergüenza…

  1. ¿podríamos volver a sonreir alguna vez?
    no se si sea el comentario que esperas, pero recorde lo difícil que es ser victima por culpa de una injusticia y a pesar de eso tratar de mantenerse en su sitio para no dañar nuestro corazón. Es difícil ser buena persona, no se si sea necesario darse golpes de ira contra el mundo por el dolor, pero supongo que ayudaria mucho y disminuiria en gran manera la amargura que en momentos se apodera de nosotros.
    Que difícil seguir y hacer de cuenta que nada a pasado.
    Un saludito

  2. Pues sí, Catalina, es difícil, por mucha tierra que le echemos encima al daño sufrido. Se supone que Primo Levi siguió viviendo sólo por el propósito autoimpuesto de escribir y decir lo que tenía que decir sobre el horror. Una vez cumplido ese propósito se permitió a sí mismo descansar y renunciar… Más escritores compartieron su forma de actuar, como Jean Améry; otros, no, como Semprún o R. Antelme. Y luego están todos aquellos depositarios de horrores varios, grandes y pequeños, de los cuales nunca nada sabremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s