La Responsabilidad y La Peste.

          Quisiera hacerme eco de la interesante a la par que inquietante entrada de La Bitácora del Tigre sobre el problema de la contradición entre la responsabilidad del escritor público -lo que todos los blogeros somos en tanto en cuanto hacemos click en publicar y salimos con nuestra querida y precaria barquichuela al abierto y turbulento mar hachetemelénico- y el deseo de acogerse a la famosa quinta enmienda cinematográfica: la necesidad de callar, o de no participar, o de hurtarle el pellejo a los muchos monstruos marinos.

          Tarrou, ese gran personaje de “La Peste”, de Albert Camus, decía: “…he comprendido que en este mundo no podemos hacer un movimiento sin exponernos a matar… Desde ese tiempo sé que yo ya no sirvo para el mundo y que a partir del momento en que renuncié a matar me condené a mí mismo a un exilio definitivo….Sé únicamente que hay en este mundo plagas y víctimas y que hay que negarse tanto como a uno le sea posible a estar con las plagas…. Si diciendo esto me convierto yo también en plaga, por lo menos será contra mi voluntad. Trato de ser un asesino inocente. Ya ve usted que no es una gran ambición.”

          Está claro que no creo que se puede vivir dándole la espalda al mundo ni estando constantemente de cara a él. Vamos, que ni ermitaño ni activista. Por otra parte, al habernos creado un blog -verdadero pecado original: estamos condenado a comernos nuestra manzana eternamente, a no ser que “deletemos” a nuestro retoño- creo que hemos dado suficiente prueba, lo admitamos o no, de que tenemos algo que decir y deseamos que se nos escuche, premisa básica de comunicación. Yo aún tengo dudas, siempre las he tenido, acerca de si la verdadera comunicación es posible -estoy con Beckett cuando dice que “el arte es la apoteosis de la soledad”- pero he de reconocer que aun así deseo llegar a los otros, involucrarme en sus causas y hasta cierto punto en sus vidas, como forma de confirmar que el mundo, el otro mundo, existe. Es también otra manera de vencer la “separatidad” de la que hablaba Eric Fromm. Claro que no es menos verdad que acabo de empezar en esto y todavía no sé lo que se siente cuando uno se ha mojado demasiado la ropa. Acaso la pulmonía consiguiente nos lleve a la muerte…

          Pero el caso es que, participemos o no, tarde o temprano la muerte nos llega a todos, así como le llegó a Tarrou. Y demasiados hay viven como si fueran inmortales.       

2 pensamientos en “La Responsabilidad y La Peste.

  1. Aw, this was a very nice post. In thought I want to put in writing like this moreover taking time and actual effort to make an excellent article but what can I say I procrastinate alot and not at all seem to get something done. fbegfkddgddk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s