Suposiciones

     Aún no he visto Cartas de Iwo Jima pero algo voy leyendo e imaginando que me permite hacer algunas suposiciones:
     1 Habrá paralelismos, simetrías, contrapuntos necesarios. Son dos películas pero una es la vida y una fue aquella batalla terrible.
     2 Veremos el reverso del espacio: antes la superficie de la isla y su monte Suribachi, ahora lo subterráneo de los túneles. Y el reverso del tiempo: antes un flashback que progresa hacia el futuro -lo tiene, porque se sobrevive-, ahora un abrumador presente que mira hacia el pasado -lo único que queda, pues no se podía sobrevivir-. De este modo se logrará la unidad espacio-temporal entre las dos películas.
     3 Al falso brillo del heroísmo prefabricado corresponderá ahora la ténue luminosidad de un destino implacable, pero igualmente exento de verdadera gloria. Es una cuestión cultural.
     4 Me da que ahora, de entre la masa uniforme del “enemigo amarillo” habitual, surgirá un personaje individual claro -es necesario- que revele su misterio y se demuestre no tan alejado de los personajes americanos de la primera película. ¿Por qué? Vencedores y vencidos, el concepto mismo de victoria y derrota pierde significado y se devalúa a la vista del posterior desarrollo de la historia: desde el punto de vista de los intereses del poder, el individuo -ese gran logro del pensamiento del siglo XVIII- deja de existir, se sobreindividualiza para convertirse en una entidad concreta: alguien con nombre y apellido. No es una entelequia. Pero ese nombre y apellido permanece en la sombra, no le interesa figurar, es, ante todo, discreto, esta henchido de seguridad en sí mismo, de certeza, de confianza. No es uno sólo, son varios, pero no muchos. Y todos los demás vivimos a su sombra. ¿Consecuencia? Ahora, en este segundo film a nadie le costará trabajo identificar al protagonista. Pero no será ése, como tampoco lo eran los otros. Y entonces, ¿quién?
     5 En cuanto al tema del heroísmo, será deconstruído un grado más, bajo el sol del destino, del wyrd, fate o doom. Como decía Josey Wales, “Morir no es forma de vivir”. Remito, de nuevo, a Cioran. Y añado: qué engreídos podemos llegar a ser los hombres.
     Espero con ansia ver en breve la película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s